Aguas Saborizadas

Parecen arreglos florales para beber.   Me ha pasado de tener invitado tímidos que no se atreven a servirse agua por pensar que es un ramo.

Puedes usar todas las plantas aromáticas que se utilizan en tes y tisanas, esas que usaban las abuelas,  fáciles de mantener y que crecen generosas en macetas y jardines.  Albahaca, melisa, cedrón, burrito, menta, poleo, salvia, viejas protagonistas de elixires mágicos que reconfortan el alma.

Ten en cuenta que todas las plantas que utilices para comer deben estar libres de insecticidas y químicos.

Las aguas saborizadas se preparan con las hierbas frescas, recién cortadas, y se pueden  agregar detalles frutales que brindan color y dulzura a la bebida.

Se podría decir que se preparan solas, sólo se deben tener en cuenta algunos puntos:

 

• Como las mejores cosas de la vida, las aguas frutales toman tiempo.  Los aceites  esenciales que viven en las plantas se liberan de a poco.  Unas horas van a ser suficiente, pero es importante prepararlas, por ejemplo, a la noche para disfrutarlas al día siguiente.

 

• Colocar las plantas en la botella vacía.  Si se van a usar frutas, cortarlas en gajos.

 

• Completar con agua y tapar la botella.

 

• En algunas horas estarán listas y permanecen deliciosas, conservadas en la heladera,  por dos días.

 

Una opción para tener siempre a mano es hacer lo mismo, en la cubetera, para tener en el freezer.  Una hojita de menta, una mora, un pedazo de fruta, y los cubitos se llenan de belleza y se pueden usar cuando quieras.

 

Ana Cejas