Buñuelos de remolacha

Al rojo vivo.  

 

Sábado a la mañana:  el fin de semana que comienza y la feria de orgánicos. Un placer de color y posibilidades. La remolacha estaba preciosa.  De estas mañanas de sábado, siempre se me desprenden infinitas ideas.  Parece un cliché, pero juro que salgo con mi bolsa llena y una sonrisa de oreja a oreja.

Vamos con la receta:  buñuelos de hojas de remolacha. 

Yo coloco siempre las pencas en la parte de la base de la olla de hierro, para que tengan mayor contacto con el calor y a la vez me sirvan de filtro de temperatura para las hojas, más delicadas. Ten en cuenta que todas las hojas reducen mucho su volumen, para esto, el peso de la tapa de la olla servirá para brindar la presión necesaria para . Se dejan cocinar a fuego lento aproximadamente 10 minutos. Luego se apaga el fuego y se deja enfriar dentro de la misma olla. Van a quedar más o menos como en la última imagen.

 

Hay quien le saca las pencas. Yo no, me parecen deliciosas.  Simplemente, para que no se desarmen los buñuelos, hay que picarlas finas, pero esto una vez que se hayan enfriado bien.

Luego, simplemente, de a uno los huevos batidos, aproximadamente uno por paquete de remolacha y un poco de harina integral o avena como para que tomen consistencia. Para condimentar sal,pimienta de Jamaica y canela. Quedan deliciosos

La masa viscosa es ideal para formar los buñuelos con la cuchara.  Ten en cuenta que la sartén, o en este caso la misma olla, tiene que estar bien caliente.  Si está curada y mantenida, no necesitas agregar aceite, pero puedes colocar un poco si te gusta el sabor. Los buñuelos se hacen rápido, vuelta y vuelta, y se pueden disfrutar fríos, calientes y en sandwich.

 

 

Ana Cejas