Las personas que admiramos son estrellas en el cielo de nuestras aspiraciones. 

Estas son algunas de las luminarias que  alimentan mi pasión día día.  Sus palabras, su trabajo, su ejemplo, modelan mi camino, me exigen, me hacen sonreir y permanecer despierta.

Nada me parece tan triste como no tener a quien admirar. Si te esta faltando, te presto  algunos de mis amigos del para que te enciendas y para que sigas investigando.