150 años no se cumplen todos los días.  Una isla entera vestida de fiesta para celebrar el 4 de julio, un día que un profesor de matemática de la Universidad de Oxford se subió a un bote con tres niñas.  El viaje iba a ser largo y les contó un cuento.  Así nació Alicia en el mundo de abajo, que luego fue el país de las maravillas pero nunca dejó de tener olor a raíz profunda.

Una historia de mil lecturas.  Una de mis favoritas.  Una ocasión que no me podía perder.  Partí antes de que salga el sol, camino a Oxford, vestida de Alicia.  Como mi disfraz era de algodón, hecho a mano, la gente en la calle no estaba segura de si era un disfraz o alguien muy raro se había escapado, de algún agujero de conejo...

Un encuentro de cuento...mil anécdotas...algunas fotos.