Anaïs Nin

"Y llegó el día en el que permanecer presa en un capullo fue más doloroso que el riesgo que implicaba florecer."

 

Anaïs Nin es la autora de esta frase, una de mis favoritas de toda la literatura.  Magnífica descripción de los procesos de transformación femeninos.

Puede que la conozcas, puede que te suene, puede que, en caso de ser una lectora avezada, hayas escuchado de ella como la amante de Henry Miller. Anaïs Nin es para mi una autora de referencia con nombre propio, que hace quedar a su ilustre amante como un adolescente hormonal. Anaïs fue una mujer valiente, valiente, avanzada para su época. Valiente, inteligente, avanzada para nuestra época. Una mujer que se animó a experimentar con su sexualidad más allá de todo límite y que luego permaneció en su centro con frente bien alta para contarlo, sin verguenza.  Sin censura.

Intensa y caliente como el fuego mismo, leerla requiere despojarse de todo prejuicio.

Anaïs requiere de un compromiso con el propio desprejuicio para saborear literatura y sabiduría de alto vuelo. 

Como se trata de una autora que no es para todos, con los años he aprendido a practicar esta prueba antes de recomendar su lectura. 

 

"Yo, con un instinto profundo, elijo un hombre que estimula mi energía, que me exige muchísimo, que es capaz de eriquecerme mediante la experiencia o el sufrimiento, que no duda de mi coraje ni de mi dureza, que no cree que yo sea ingenua o inocente sino que me desafía, que tiene el valor de tratarme como una mujer, a pesar de ser conciente de mi vulnerabilidad."

 

Si esta frase te fascina, los diarios de Anaïs Nin son para vos. Si no, seguro que no.

 

La obra de Anaïs es extensa, pero lo que más me gusta son los diarios, en especial el primer tomo.  "Delta de Venus" es un libro de cuentos eróticos que Anaïs escribía por encargo y cobraba por hoja, a un hombre que se hacía llamar "el coleccionista".  Interesante…alto vuelo de fantasías.

 

Ana Cejas