Hace muchos tiempo, mientras esperaba a mi segunda hija, escribí lo que sabía de aromas porque no pude hacer otra cosa. Me explotaba el alma de conocimiento que quería plasmar de alguna manera. En ese momento,  un montón de papeles de descarga que nunca creí que fueran a ver la luz.

Publique Aromas del Alma cinco años mas tarde, con la ilusión secreta de que pudiera estar en alguna mesa de luz como libro de consulta. Me imaginaba tener algún amigo invisible que pudiera recibir mis palabras sobre este extraño arte de sanar con Aromas. Mis expectativas fueron muy superadas. Cientos de  personas, sin saberlo, me escribieron diciéndome exactamente eso, tenían Aromas del Alma en la mesa de luz.  El libro tenía vida propia y estaba contando historias en mesas, bibliotecas, en cocinas, en escritorios escondidos y en tiendas enormes.

Lo solté con alegría y seguí mi vida trabajando en este trabajo inverosímil que tanto placer me da.

Pero Aromas del Alma no se dio por vencido conmigo, y las personas me siguieron pidiendo esta edición largamente agotada por dónde iba. Los que lo tenían no querían soltarlo y los que se iniciaban en los pasos con estos seres de luz que son los aceites esenciales me reclamaban su derecho a estas palabras enhebradas tan lejanas para mí. Entonces decidí volver a publicar Aromas del alma. Pensé en escribirlo de nuevo, en publicarlo exactamente igual, en darlo vuelta completamente y entonces lo leí. Y con la lejanía del tiempo y la distancia me enamoré de él como si no fuera mío. Trabajé con mis propios originales, los que descansaron en el cajón cinco años,  lo enriquecí con mi experiencia ganada y hoy me encuentro frente a un hijo nuevo, maduro, listo para dar pasos firmes en terrenos extraordinarios.

Este es el Aromas del Alma de ahora, con el aplomo de la experiencia ganada y con el alma de niña de tantos años atrás.

Es una carta de amor, para vos que querés jugar al arte de sanar con aromas...

Aromas del Alma es un libro que viaja por el país comercializado de mano en mano,  a través de círculos de mujeres y de la red de distribuidoras de Biogreen.