Chelsea Physics Garden

Jardín terapéutico.  Escuela de boticarios. 

Uno podría llegar a este oasis a orillas del Támesis cerrando los ojos para dejar que la nariz guíe el sendero.   Un aroma tan dulce como indefinible, anuncia el camino al portal del paraíso.

La palabra paraíso quiere decir jardín entre paredes.  De eso se trata.  El concepto mismo del Chelsea Physics Garden me fascina:  un botánico de plantas medicinales, fundado en 1673, a orillas del Támesis.  Este lugar soñado fue pensado como un espacio donde maestros y aprendices boticarios se encontraran a aprender. 

Una forma de universidad práctica en la que se pasara de la semilla a la tierra, de la tierra a la planta, de la planta a la elaboración y de la elaboración al cuerpo. 

Secretos de chamán, boticario o bruja, como guste usted llamar...