Hildegard von Bingen

 

 

Mi querida amiga Hildegard fue una monja que vivió en la edad media, antes de las

espantosas hogueras, cuando todavía se podía ser mujer sabiasin perder la vida.  Y qué sabia

fue Hildegard!

El hecho afortunado de su nacimiento noble, el que viviera en un convento y no en una

cabaña y el año de su encarnación, algo antes del 1100,  marcó a esta gran mujer,  

una de las pocas escribientes de la historia de la época.

Inteligente y aguda como tantas mujeres que conozco, Hildegard es conocida como mística, profetisa, sanadora, escritora y compositora. Incluso hoy podemos seguir disfrutando de su música. Pero Hildegard fue mucho más que eso.

Hildegard se definía así misma como una mujer simple, iliterata, y desde ese escondite de humildad politicamente correcta, se le permitió trabajar. Utilizó con astucia sus poderes femeninos para conseguir metas extraordinarias. Mujer prolífica, fue madre de obras literarias y musicales que aun tienen vigencia y de una sutíl sabiduría práctica que hoy podemos apreciar en las marcas que dejó su paso por el mundo.

En su libro "Física" Hildegard habla de la relación simbiótica entre la humanidad y el reino natural reconociendo la inteligencia en ambos. Con lenguaje poético y conocimientos más cercanos a la medicina china y al ayurveda que al paradigma dominate de suépoca, describe diferentes sustancias a través de sus poderes curativos.  Habla de plantas, de minerales, de animales, de sus cualidades y propiedades terapéuticas.

"Con la tierra, el ser humano fue creado. Todos los elementos sirven a la humanidad y ellos (los elementos), sintiendo que el humano estaba vivo, se ocuparon de ayudarlo en todos los aspectos de su vida. Y el humano se ocupa de los elementos de la naturaleza también.  de acuerdo a las características  de cada persona, (…)la tierra brinda su energía vital.  Por medio de las hierbas beneficiosas, la tierra provee los poderes espirituales humanos."

Leiste bien.  Hildegard dice que los poderes espirituales los recibimos de la tierra, de la alimentación, que las cosas que encontraremos en la naturaleza son nuestra sanación espiritual.  Moderna mi amiga, no?

Ella afirma que las plantas que brotan del exceso de humedad del suelo son de naturaleza triste y que vuelven triste a quien lascome.  Estas plantas son para ella la transpiración de la tierra y las compara con la transpiración humana:  profusa, abundante, material de desecho que regula a la tierra pero que no debe ser usado por el humano.  En cambio, las plantas que han crecido con el trabajo humano, que brotan y crecen gradualmente, que son nutridas en el seno de un hogar, son nutricias para las personas. En esto se ve la reciprocidad, una forma de Ecología medieval que me enamora.

Los escritos de Hildegard tienen ese no sé qué femenino de simplicidad, de secreto pasado de boca a oído en un susurro, esa sencillez de lo simple tan diferente a otros textos de la época medieval

"Como sangre, viriditas se mueve por las venas. Sin ella, los humanos se vuelven débiles, cansados y faltos de espiritualidad.Viriditas se recupera a traves de la comida"    

Viriditas es un concepto clave para Hildegard.  Se trata de una palabra latina que significa verdear, reverdecer, el proceso del interior que pugna por explotar en verde, en vida.

En la vereda opuesta con respecto al resto de los teólogos de la época y posteriores, Hildegard afirma que el alma permite que el cuerpo viriditas.  Reverdecer es, explotar en creatividad, en belleza, en salud y más allá, en sanación.

Hoy te invito y me invito a que incorporemos este bello concepto de reverdecer en la vida. Que te hace explotar en vida? Tomemos de la mano a mi amiga Hildegard para dar el paso a reverdecer desde el alma hacia afuera.

 

 

Querés saber más de Hildegarde?

https://investigadoraenapuros.wordpress.com/2011/05/06/hildegard-von-bingen/

Música de Hildegarde:

https://www.youtube.com/watch?v=Q8gK0_PgIgY

Vision:  Película sobre la vida de Hildegarde, muy buena

https://www.youtube.com/watch?v=G5ptZ75VZho

Sino, eterna wikipedia.

Si conseguís el libro es un tesoro