Minerva, Diosa de York

Minerva, Diosa de York

En lo alto de las esquinas, más allá de todo dominio político, reina Minerva, que es celebrada como diosa de las artes y de la sabiduría, con sus libros y la lechuza que le permite ver en las tinieblas...

El muro de York

El muro de York

Por sobre tierras y aguas, la muralla protectora. Antigua como la era misma, de base romana y almenas medievales. ¿Qué se guarda detrás de las almenas que exceda el dominio de la diosa?

Luces y flores sobre los puentes del Ouse.

Pasties

Pasties

La comida de la clase obrera. Hechas para comer con las manos sucias, agarrrándolas del repulgue. Inmensas empanadas de masa de grasa, generosamente rellenas de papa, carne y verdura. Elegí la de queso y hongos...poderoso almuerzo.

Pato de York

Pato de York

Habitantes ilustres que nadan y pasean por el verano inglés, sin respeto por los semáforos ni por la propiedad privada.

Jardines voluptuosos

Jardines voluptuosos

Que conviven con las ruinas de una catedral...

De templo en templo

De templo en templo

Restos de antigua devoción, devorados por la misma Madre en tierna convivencia.

Árboles inmensos

Árboles inmensos

Cuantas historias tendrán para contar esos troncos detrás del muro.

En un rincón, un grupo de ataúdes de piedra que hoy son canteros de flores silvestres. Mi lugar favorito, lejos del ruido...

Entre el hoy y la historia

Entre el hoy y la historia

la vida se abre paso en medio de la piedra.

York

Tres horas en tren desde Londres hacia el norte,

y esta ciudad contenida entre murallas apareció frente a mis ojos.  

Una pared inmensa, construída primero por los romanos y después en la Edad Media, me dio la bienvenida.  Los patos que caminan en libertad por la calle y cortan el tránsito en los puentes que cruzan el Ouse.

Fue llamada Eboracum, fundada en el año 71 como parte de Britannia. Fue Yorvic, hacia el 700 tomada por los vikingos.  Hoy es York, una cuidad de comida rica y gente simple.

No puedo dejar de sentir las raíces celtas escondidas bajo el yugo del imperio, ni de escuchar las voces vikingas y las tiradas de runas.  

Este es el York que vive en mi...y en las piedras de los muros los árboles añejos que guardan sus secretos.