Alexandra Kollontai

Otra Revolución

Sabías que la revolución rusa comenzó con una marcha por el día de la mujer trabajadora en 1917?

Y que las mujeres desde la revolución tuvieron acceso al divorcio y al aborto?

En serio?

Si.  Una de estas grandes mujeres de ideas revolucionarias y pasión contagiosa fue Alexandra Kollontai.

Alexandra creía que el trabajo más importante de la mujer era ser ella misma en todo lo que pudiera ser. Que no había romance, ni maternidad, ni obligación más importante que el quehacer creativo de una mujer.

Hermosa, inteligente, atractiva y amadora libre, soportó el escarnio público en todo Europa por sus ideas, que llevaba a la práctica, acerca del amor, el sexo y el gozo. Alexandra habla de placer y de orgasmo en documentos públicos.

Escritora persuasiva,  creía que la nueva mujer, para llegar a la igualdad tan mentada, necesitaba un sistema gubernamental que resolviera las tareas propias de la domesticidad: para esto puso en marcha lavanderías, comedores, guarderías, con el objetivo de fomentar en las mujeres la ciudadanía digna y creativa.

Fuerte, íntegra, dulce, desde que la conocí se me llenó el alma de admiración por Alexandra. A tal punto, que bautice a  mi amado medio de transporte, con su nombre. Es mi forma de recordarme a cada paso que mi velocidad de piernas fuertes, depende de los movimientos exquisitos de las mujeres extraordinarias que me precedieron.

Bienvenida Alexandra Kollontai, que lindo cantar tu nombre…