Las personas que admiramos son estrellas en el cielo de nuestras aspiraciones. 

Estas son algunas de las luminarias que  alimentan mi pasión día a día.  Sus palabras, su trabajo, su ejemplo, modelan mi camino, me exigen, me hacen sonreir y permanecer despierta.

Nada me parece tan triste como no tener a quien admirar.

Si te esta faltando, te presto algunas de mis amigas del alma para que te enciendas y para que sigas investigando.

Hace click en una Mujer para encenderte con ella...