Enheduanna

Marca de Mujer

Hace ya unos cuantos años tome un curso con una mujer que iba trotando mundos con un libro bajo el brazo. Un libro completo, escrito en verso, de más de 100 páginas, acerca de la diosa más antigua de la que se tenga información escrita.  Mucho antes antes que la biblia que conocemos, alguien había escrito de una diosa encarnada, poderosa, sexual y vulnerable llamada Inanna.

Ese día, de ese taller, salí bendecida con un libro rojo escrito por un varón y una nueva hermana, mi amiga Clarisa.

El hombre que firmaba el texto, lo había traducido de tabletas de arcilla que se conservan en tres museos del mundo. Casualmente y no tanto yo había visitado uno de esos museos y me había quedado paralizada frente a una de esas tabletas sin saber de qué se trataba. Esto había ocurrido 10 años antes cuando las fotos y se acaban con rollo y tengo la foto para probar esa inmensa casualidad que marcaba rumbo.

El texto cambió mi vida. Inmediatamente, me puse a traducirlo y desde entonces sigo estudiándolo como un manual para aprender a ser mujer.

Unos años más tarde, con esas cosas del destino, encontré una evidencia tan elocuente que quedé paralizada de éxtasis: las tabletas de arcilla estaban firmadas. El texto más antiguo del mundo tenía nombre, fecha, firma, comprobación científica y había sido escrito por una mujer.

Este detalle había sido comodamente silenciado por los especialistas en este mismo texto.

La primera persona en escribir, publicar, y firmar su propia palabra vivió en Sumeria y se llamó Enheduanna.

Entender los alcances profundos de lo que el patriarcado ha hecho para silenciar nuestras voces de contadoras de cuentos es buscar "historia de la literatura" y "Enheduanna" en la misma fuente: Wikipedia, y darte cuenta de que hay 1500 años de vacío.

Enheduanna es la persona que me habita cada vez que me atrevo a tomar un lápiz o un teclado y poner letra a mi voz.

Es la última mujer de nuestro Mazo y la piedra fundamental en mi vida. Una forma de fin que se hace comienzo porque todo es cíclico.

Seguramente no la conocías. Tengo el inmenso honor de estirar la mano en plena cuarentena para que toques el pulso de este escribiente de sangre y esteca: Enheduanna.

Enheduanna es una de las sorpresas más grandes que me he llevando en la vida.

Acá tenes la evidencia wikipédica

Acá un video que hice hace un tiempo.

Profundizá como quieras.